Recursos territoriales

Las parcelas APTAS, son territorios con un patrimonio en biodiversidad que, debido a su situación de riesgo ambiental, resulta necesaria su inmediata preservación. Estas áreas son evaluadas por la comisión del programa ARKA, la cual está integrada por profesionales ambientales y forestales pertenecientes a la Fundación y el programa ARKA.

El origen de estas parcelas proviene tanto de personas físicas o jurídicas, como así también de origen estatal en convenio con la Fundación Luciérnaga.

Las Parcelas APTAS ingresan al programa como:

  • Parcelas privadas. Son campos de monte nativo, los cuales son puestos a disposición para la creación de una RNP por ACUERDO a 25 años o a perpetuidad con sus dueños. Los propietarios pueden ser personas físicas o jurídicas que adhieren al programa y, en compensación, reciben una coparticipación económica sobre los recursos que se generen para su creación. La vinculación se realiza a través de un ACUERDO de partes.
  • Parcelas fiscales. Son propiedades fiscales que el Estado decide conservarlos a perpetuidad como RNP y solicita el servicio del programa ARKA para su creación, financiación y mantenimiento. Esto se define a través de un CONVENIO MARCO, donde el Estado recibe coparticipación económica para ser invertida en la comunidad regional.
  • Parcelas provenientes del mercado inmobiliario. Son campos de monte nativo que están en el mercado inmobiliario y que pueden ser adquiridas por el programa ARKA y destinarlas a RNP a perpetuidad.

Servicios Ecosistémicos:

  • Servicios Ecosistémicos: Este es el servicio bio-climático que ofrece una parcela de monte nativo, capturando CO2 de la atmosfera y transformándola en masa biológica a través de la fotosíntesis.

Este servicio es originado en el propio territorio boscoso, y mensurado por el Departamento Técnico Científico de la Fundación Luciérnaga – ARKA

Recursos ambientales

Se consideran RECURSOS AMBIENTALES en este programa:

  • Biodiversidad: Es el capital ecosistémico que permite la existencia y evolución del Servicio Ecosistémico. Su preservación se considera axiomática. Ese es el RECURSO FUNDAMENTAL del programa ARKA.
  • Especies en peligro ecológico: Estos son especímenes de la fauna y/o flora en peligro de extinción o riesgo ecológico. Recurso subsumido en el ítem anterior, pero que por su relevancia puede ser objeto primordial a preservar en determinada parcela; por ejemplo, Reserva de Osos Hormiguero, Tapir, Coati, Puma, Araucaria,

En todos los casos, los RECURSOS AMBIENTALES son provenientes de los RECURSOS TERRITORIALES, o sea están incorporados y son su capital ecológico. Preservar el RECURSO TERRITORIAL, implica salvaguardar inalterable el RECURSO AMBIENTAL.

Recursos económicos

Los recursos económicos son las fuentes de financiación para la consecución del programa, los cuales pueden provenir de cinco canales de financiación diferentes:

    • Aportes solidarios, a través de la adquisición de Bonos ARKA que representan una fracción de la RNP con un valor nominal por metro2. Son aplicados en el caso de RNP de preservación de BOSQUES Y FAUNA NATIVA.
    • Aportes solidarios, a través de la adquisición de Bonos ARKA que representan una fracción del RNP con un valor nominal por metro2 y tonelada de Dióxido de Carbono (t-CO2) bajo resguardo. Son aplicados en el caso de RNP de preservación de BOSQUES NATIVOS en recuperación y reforestación.
    • Aportes provenientes de programas de Responsabilidad Empresarial que adhieran al programa ARKA.
    • Servicios generados a partir de compensaciones de “Huella de Carbono” por preservación de BOSQUES NATIVOS o por REFORESTACIÓN.
    • Recursos generados a partir de la emisión de Certificados de Crédito de Carbono Voluntarios (VER`s), u otras categorías de Bonos de Carbono.[3]

    [3] Los bonos de carbono son un mecanismo internacional  para reducir las emisiones contaminantes al medio ambiente; es uno de los tres mecanismos propuestos en el Protocolo de Kyoto para la reducción de emisiones causantes del calentamiento global o efecto invernadero (GEI o gases de efecto invernadero). En la actualidad toma preponderancia los Bonos Voluntarios a partir del mecanismo denominado REDD antes citado.

Los aportes

El programa está basado en la siguiente ecuación económica:

U$ 1 = 20 m2 = Un ÁRBOL

De esta forma con el aporte de UN DÓLAR, en su equivalente de la moneda local, se logra SALVAR 1 ÁRBOL, sobre una base territorial de 20 m2, que es lo que necesita un árbol para su desarrollo.

Bonos ARKA

Los aportes que ingresan al programa ARKA se avalan con Bonos Donativos por valores nominales. Los bonos representan los aportes al programa ARKA y cuyo único objetivo es la creación de Reservas Naturales Protegidas a través de la incorporación o adquisición de áreas naturales en riesgo ecológico. La Fundación Luciérnaga emite bonos ARKA por metro cuadrado (m2) y si corresponde por su equivalente en tonelada de carbono (CO2).

Fondo FIDUCIARIO

Con los aportes se  constituye el Fondo Fiduciario ARKA a los efectos de financiar el programa en los siguientes términos económicos:

La distribución económica financiera será la siguiente:

  1. A) – 5% será destinado para cubrir los gastos de gestión de las ONG`s que participen realizando la aplicación del programa.
  2. B) – 5% será destinado a cubrir los gastos operativos de emisión de bonos, sellados, transferencias de fondos, bancarización y auditorías externas.
  3. C) – 10% será destinado a los gastos administrativos, personal, gráfica, difusión y gestión del programa en la Fundación Luciérnaga.
  4. D) – 40% se destinará al mantenimiento de los bosques nativos y áreas naturales. Plan Maestro, Plan de manejo de la Reserva, proyectos y programas de preservación.
  5. E) – 40% se destinará a la coparticipación del o los propietarios del área preservada. O de corresponder se destina a la adquisición de nuevas parcelas a preservar.

Sobre los DONANTES

Toda persona física o jurídica que done al programa ARKA recibirá información y trazabilidad del destino de sus aportes. La información estará detallada en la página web: arka.org.ar. También será publicado con el consentimiento de cada donante, en el directorio de MEMBRESÍA en la página Web.

Los donantes tendrán el derecho de acceder libremente a los territorios protegidos; aceptando las normas de la Reserva Natural. Pero no se les otorgan derechos de usufructo o disposición en calidad de propiedad privada.