La huella de carbono representa la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) y en especial del CO2, emitidos por un individuo, organización, evento o producto.

Las emisiones son factibles de ser medidas a través de diversos mecanismos y estándares, aplicando normativas internacionales reconocidas, tales como ISO 14064, PAS 2050 o GHG Protocol, entre otras. La huella de carbono se mide en masa de CO2 eq. (equivalente). De esta forma, dimensionando la huella, es posible implementar una estrategia de reducción y/o compensación de emisiones.

La HUELLA DE CARBONO, representa una medida para la contribución a ser socialmente responsables y un elemento más de concienciación para la asunción entre los ciudadanos de prácticas más sostenibles.

Infografía: Compromisos climáticos en América Latina